>Home >Pautas Para Reapertura De Servicios Religiosos En Persona

Pautas Para Reapertura De Servicios Religiosos En Persona

 


INTRODUCCIÓN

El 7 de mayo, la gobernadora Whitmer anunció el Plan de inicio seguro de Michigan que detalla el proceso para reabrir negocios y operaciones por etapas. Michigan se encuentra actualmente en la fase tres, y cada fase depende de criterios específicos, como el estado de la pandemia dentro del estado.

Las fases de la pandemia incluyen:

  1. CRECIMIENTO NO CONTROLADO: Creciente número de casos nuevos cada día, abrumando nuestros sistemas de salud. 

  2. DIFUSIÓN PERSISTENTE: Continuamos viendo altos niveles de casos que causan preocupación por la capacidad del sistema de salud.

  3. NIVELACION: la epidemia ya no aumenta y la capacidad del sistema de salud es suficiente para las necesidades actuales.

  4. MEJORA: los casos, las hospitalizaciones y las muertes disminuyen claramente.

  5. CONTENIDO: Mejoras continuas de casos y tasas de mortalidad, con brotes rápidamente contenidos.

  6. POST-PANDEMIA: no se espera que la propagación comunitaria vuelva. 

Como entidad religiosa, la Conferencia de Michigan y sus iglesias están exentas de penalización por realizar servicios de adoración presenciales. Sin embargo, la Conferencia de Michigan ha cooperado con los protocolos estatales y federales para las reuniones en general por varias razones: (1) por la salud y seguridad de todos los miembros de la iglesia; (2) como un deber cívico de proteger responsablemente a otros fuera de nuestra fe, especialmente a los más vulnerables; y (3) las medidas no se consideran una violación de la libertad religiosa. Además, el estado no ha proporcionado protocolos explícitos para los lugares de culto. En consecuencia, se alienta a las iglesias a adoptar las pautas generales para las reuniones (distanciamiento social, normas de higiene, etc.) emitidas por el estado de Michigan.

También tenga en cuenta que las medidas de salud y seguridad establecidas están diseñadas para mitigar la propagación de COVID-19 y minimizar la demanda de los proveedores e instalaciones de atención médica. La investigación también indica que la transmisión ocurre más fácilmente cuando los grupos comparten el mismo espacio cerrado por períodos prolongados de tiempo. Finalmente, cada individuo es responsable de su propia salud, y los miembros deben usar su discreción personal al participar en los servicios y eventos de la iglesia.

La mayor parte de Michigan se encuentra actualmente en la Fase 3 del Plan de inicio seguro de Michigan. El estado está dividido en ocho regiones separadas y se aconseja a las iglesias que se mantengan actualizadas sobre las medidas relacionadas con el avance de su región.

A partir del 30 de mayo, las iglesias pueden reanudar los servicios en persona una vez que se aprueben sus planes. No todas las iglesias pueden decidir abrir en ese momento. Los servicios en persona se limitan a grupos pequeños, y a las medidas de distanciamiento social establecidas que se irán reduciendo gradualmente durante los meses de verano. Anticipamos que la gobernadora continuará brindando orientación adicional para complementar cada una de las fases. Por favor, comprenda que el momento de las transiciones se basa en indicadores específicos de la enfermedad. Como tal, solicitamos encarecidamente lo siguiente:

  1. Que las iglesias sean proactivas y consideren cualquier medida nueva del estado, condado o ciudad en la implementación de los protocolos de la iglesia. Las iglesias deben mantener la esencia y el principio de las diversas fases y la orientación complementaria relacionada con las personas en riesgo, la higiene y otras medidas relacionadas con la salud. La oficina de la Conferencia también ayudará en la transmisión de información de las autoridades estatales y federales. Las iglesias pueden encontrar útil informar a las autoridades locales (policía, salud, ciudad, etc.) sobre sus planes de reapertura.

  2. Que las iglesias consideren las pautas para la reapertura proporcionadas por Adventist Risk Management y la Lake Union Conference para las prácticas de adoración y asamblea.

 

APERTURA DE IGLESIAS: PLANIFICACIÓN

A medida que las iglesias se preparan para abrir, le pedimos a cada una que implemente lo siguiente:

  1. Se debe considerar detenidamente a nuestros miembros más vulnerables y en riesgo (mayores de 65 años, problemas de salud subyacentes, etc.) que son más susceptibles a enfermedades graves. Como tal, los miembros vulnerables deben permanecer en casa y disfrutar de los servicios en línea.

  2. Limite las reuniones de la iglesia a no más de 10 personas. En este momento, la Conferencia cumple con las pautas generales para el tamaño del grupo determinadas por el estado de Michigan que limita las reuniones a 10 personas. Implemente las limitaciones generales de tamaño de grupo que ofrece el estado para todos los servicios y eventos de la iglesia hasta que se indique lo contrario. Como regla general, las iglesias deben incorporar las pautas generales para las reuniones (distanciamiento social, normas de higiene, etc.) emitidas por las autoridades estatales y federales.

  3. Las iglesias locales tienen la discreción de seguir adelante y decidir el proceso particular y el momento de su regreso a los servicios de la iglesia en persona cuando lo consideren mejor para la salud y la seguridad de sus miembros. El liderazgo local debe consultar con sus miembros de manera transparente y cooperativa y esforzarse por lograr un amplio consenso. Los miembros individuales también tienen la prerrogativa de quedarse en casa si no se sienten cómodos con los servicios en persona en este momento. Pedimos que todos tengan paciencia unos con otros porque no es posible implementar un plan único para todos los miembros de la iglesia.

  4. Diseñe un plan para consultar regularmente con los miembros para controlar el estado de salud de la comunidad de su iglesia.

  5. Si se desarrollan casos de COVID-19 en alguna de nuestras iglesias, la Conferencia puede solicitar una reversión a medidas más estrictas, como suspender temporalmente los servicios. Todas las personas que se confirman con COVID-19 deben aislarse, y cualquier persona con una exposición conocida debe someterse a cuarentena, de acuerdo con los CDC y las directrices de salud pública.

  6. Las iglesias deben compartir sus planes de reapertura con su respectivo Superintendente del Distrito antes de implementar servicios en persona para garantizar la seguridad de nuestra comunidad de fe. Notifique al Departamento Ministerial cuando su iglesia esté lista para abrir y envíe una notificación a Allie Gayle a agayle@misda.org.

 

APERTURA DE IGLESIAS: SERVICIO DE ADORACIÓN

Los líderes de la Conferencia piden que se mantengan los siguientes estándares de sentido común al inicio de los servicios de la iglesia.

  1. Determine y proporcione amplias áreas para sentarse que permitan a las personas o unidades familiares mantener un distanciamiento de seis pies. Se alienta a las iglesias a marcar los espacios de asientos para individuos o unidades familiares con un espacio de seis pies en el medio y solicitar dejar una fila vacía entre una y otra.

  2. Coloque boletines en las mesas para que los asistentes los obtengan a fin de minimizar el contacto físico y la exposición. Las iglesias pueden decidir suspender los boletines por completo y proyectar temporalmente todos los anuncios en las pantallas. Los anuncios también se pueden leer a los fieles.

  3. Evite pasar o compartir micrófonos en la plataforma y desinfecte regularmente micrófonos, pianos, equipos de sonido, dispositivos, etc.

  4. Proporcione recipientes de ofrendas en lugares específicos donde los miembros pueden depositar sus diezmos y ofrendas en lugar de pasar un plato.

  5. Despida los servicios religiosos de una manera que apoye el distanciamiento social. Por ejemplo, los miembros no deben estrechar la mano del pastor o del orador invitado al final del servicio.

  6. Continúe brindando servicios en línea para los miembros en el hogar y los invitados que puedan estar mirando.

 

APERTURA DE IGLESIAS: HIGIENE Y SEGURIDAD

Los líderes de la Conferencia solicitan que se mantengan los siguientes estándares de sentido común al inicio de la reapertura de iglesias.

  1. Entre un servicio y otro, limpie y desinfecte regularmente las áreas de alto contacto (perillas de las puertas, mesas, sillas, interruptores de luz, baños, bancos, micrófonos, etc.) y asegure a los miembros e invitados que se están tomando las medidas adecuadas para su salud y seguridad.

  2. Coloque desinfectantes para manos en lugares de alto contacto (es decir, baño, entrada, salida).

  3. Evite la distribución de folletos y materiales para sermones o Escuelas Sabáticas.

  4. Suspender las comidas en la comunidad, comidas compartidas, picnics de iglesia, distribución de refrescos por un período. Cuando las iglesias estén listas para proporcionar comidas en grupo, se debe tener un cuidado adicional para mantener la limpieza de las áreas de preparación y comedor para el beneficio de los participantes.

  5. Preste especial atención a los cuartos de familia / madre, preescolar y las áreas de los niños. Considere eliminar todo lo que no sea esencial de la habitación para limitar las superficies y una posible contaminación cruzada. Realice una limpieza a fondo y desinfección entre usos.

  6. Abra las ventanas y sostenga las puertas de la iglesia para mejorar la circulación del aire y minimizar el contacto de puertas y manijas de las puertas.

  7. Sea proactivo al proporcionar y alentar el uso de mascarillas.

  8. Coloque la señalización adecuada informando al personal, los miembros y los invitados que no deben ingresar si son sintomáticos o si han dado positivo por COVID-19. También proporcione señalización recordando a los asistentes las mejores prácticas de higiene.

  9. Visite las pautas del CDC para la limpieza y desinfección de las instalaciones de la comunidad para obtener orientación adicional.

 

PAUTAS RECOMENDADAS ADICIONALES

Las siguientes medidas proporcionan orientación recomendada que puede implementarse a discreción del liderazgo de la iglesia local. Estas pautas no son obligatorias. Sin embargo, se alienta a las iglesias a considerar lo siguiente:

  1. Considere un enfoque gradual para reabrir los servicios en persona. Por ejemplo, las iglesias pueden decidir abrir solo para el Culto Divino y agregar gradualmente otros servicios, como la Escuela Sabática, la programación de la tarde, etc. Las reuniones de oración entre semana también pueden reunirse desde el inicio, siguiendo los principios de salud y seguridad. Tenga en cuenta que una apertura gradual y medida ayuda a limitar la exposición al COVID-19.

  2. Considere retrasar la reapertura de la Escuela Sabática de los niños por una temporada debido a la incapacidad de los pequeños de cumplir constantemente las reglas de distanciamiento social. Cuando vuelva a abrir la Escuela Sabática de los niños, considere tenerlos acompañados por sus padres para garantizar que se sigan las medidas de distanciamiento social.

  3. Considere suspender los servicios de canto en persona y el uso de coros y utilizar grabaciones. Si se utilizan equipos de alabanza, considere proporcionar un amplio distanciamiento entre los cantantes y la congregación.

  4. Considere que los niños permanezcan sentados con los padres durante la historia de los niños para mantener niveles de comodidad y medidas de distanciamiento para todas las familias. La recolección de Ofrendas para Niños también debe suspenderse en este momento, o los líderes de la iglesia pueden explorar formas creativas para hacerlo más seguro.

  5. Considere colocar letreros acerca de no darse la mano y la importancia de los saludos sin contacto en áreas clave de toda la iglesia.

  6. Recomiende que los miembros de la iglesia no se reúnan en el vestíbulo u otras áreas de la iglesia. Lo ideal es entablar conversaciones socialmente distantes en el estacionamiento para minimizar la contaminación cruzada dentro de las instalaciones de la iglesia.

 

AVANZANDO

Después de que los estándares de sentido común se mantienen durante un período de tiempo, el liderazgo de la iglesia local puede determinar cuándo relajarse, o si es necesario, fortalecer los protocolos de seguridad. Alentamos encarecidamente a las iglesias a estar atentas en la consideración de cualquier protocolo nuevo por parte de las autoridades estatales, del condado o de la ciudad.

En este momento, es importante que cada Adventista del Séptimo Día se concentre en las cosas que nos unen. Las diferencias surgirán inevitablemente en relación con COVID-19. Invitamos a cada uno a tratarse con respeto y dignidad. Algunos pueden ver las mascarillas como innecesarias. Otros pueden sentirse inseguros para reanudar las actividades de la iglesia durante semanas o meses. Lo invitamos para tener en cuenta que las preferencias personales son secundarias a nuestro llamado al amor y considerar las necesidades de los demás por encima de las nuestras. "Que cada uno de ustedes mire no solo a sus propios intereses, sino también a los intereses de los demás", escribió Paulo a la iglesia en Filipos. Sería prudente que cada uno de nosotros preste atención a este consejo, especialmente durante este período en la historia de la tierra.